La pasarela de Milan rechaza las tallas grandes

En la última edición que se realizó en el mundo de la moda en Italia, más precisamente en Milan, se produjo un aspecto muy notorio: El rechazo a las tallas grandes. Además, también se excluyó a la modista Elena Miró, en lo cual significó un cambio muy importante. El curve-a-porter, que fue impuesto por la diseñadora fue eliminado de un saque y la organización decidió sacarla del contexto, tanto a ella como a sus modelos curvilíneos.

Esto no fue bien tomado por la creativa y salió a criticar duramente el accionar en los medios de prensa. Uno de ellos fue en el diario Corriere della Sera, en la cual se manifestó, al decir: “En la moda milanesa no hay espacio para las mujeres con curvas. Me lo han comunicado con una carta”. Esa fue la forma de atacar que encontró Miró sobre todo este asunto que la tomó por sorpresa en el último tiempo.

Moda

Hay que remarcar que en aquella región, así como en varios países del mundo, los medios de prensa tienen una gran relevancia en la población, y son muy duros en algunas cuestiones. El antecedente más cercano en Italia fue cuando su Selección de fútbol se quedó eliminada del último Mundial disputado en Sudáfrica. Tras la mala actuación, se colocó en portada a once ataúdes con un titular muy elocuente que decía: “Campeones de otro mundo”, en referencia a que llegaban para defender el título obtenido en Alemania.

La casa de moda Miró viste a las mujeres a partir de la talla 44, y se especializa en mujeres de cuerpo muy grande. En el 2005 estuvo presente en las pasarelas, y nunca hubo ninguna objeción, pero en la actualidad la cuestión cambió. Algunos piensan en un acto de discriminación lo que se realizó, debido a que se excluyó a las mujeres que tienen un exceso de peso en las pasarelas.